En Masajes Alborada seguimos trabajando para tu bienestar: nada mejor que un buen masaje con aceites esenciales para quitarse de encima el stress del largo invierno y afrontar el veranito con cuerpo y mente en forma.

Aceites-esenciales-2-masajes-alborada

Los aceites esenciales son mezclas de varias sustancias químicas biosintetizadas por las plantas, que dan el aroma característico a algunas flores, árboles, frutos, hierbas, especias, semillas y a ciertos extractos de origen animal (almizcle, civeta, ámbar gris). Se trata de productos químicos intensamente aromáticos, no grasos (por lo que no se enrancian), volátiles por naturaleza (se evaporan rápidamente) y livianos (poco densos).  Se han extraído más de 150 tipos, cada uno con su aroma propio y «virtudes curativas únicas». Proceden de plantas tan comunes como el perejil y tan exquisitas como el jazmín. Para que den lo mejor de sí, deben proceder de ingredientes naturales brutos y quedar lo más puro posible. Los aceites esenciales no deben de confundirse con los esencias florales, como las flores de bach. Las esencias florales no tienen olor, pues el proceso de extracción es muy distinto. El aceite esencial es muy aromático.

El masaje de relajación con aceites esenciales utiliza las maniobras físicas del masaje y la acción maravillosa de los aceites esenciales, con lo que nos proporciona una sesión suave, delicada, que afloja todas nuestras tensiones musculares y tendinosas y a la vez activa la microcirculación, con lo que se eliminan las toxinas y se vivifican los tejidos haciendo que nuestra piel resplandezca nuevamente. Las propiedades de los aceites, elegidos según la ocasión y el cliente, harán el resto… pueden ser estimulantes de funciones cerebrales como la concentración, relajantes profundos, acentuadores de la feminidad o masculinidad, estimulantes del sistema inmune, relajantes musculares o activadores de la circulación y mucho más.

Precauciones

  • Es importante señalar que la mayor parte de los aceites esenciales no pueden aplicarse en su estado puro directamente sobre la piel, ya que son altamente concentrados y pueden quemar la piel.
  • Antes de aplicarlos es necesario diluirlos en otros aceites, conocidos como aceites bases, o en agua.
  • Preferentemente los aceites esenciales no deben de ser ingeridos.
  • No deben entrar en contacto con los ojos. En caso de hacerlo deben de lavarse los ojos con abundante agua, evitando tallarse con las manos.
  • Deben de usarse con moderación en mujeres embarazadas y niños.
  • No confundir los aceites esenciales con los aceites sintéticos, su calidad es muy inferior a los aceites esenciales y si son aplicados en la piel causan quemaduras y alergias.